lunes, 23 de junio de 2008

El inoportuno, impertinente, ruidoso y desconsiderado Doblete de Género en el llamado lenguaje "no sexista"

Bienvenidos y bienvenidas todos ustedes y todas ustedas a la más reciente modalidad de majadería feminista: el doblete de género. Justificándose en un alegado lenguaje no discriminatorio o no sexista, los defensores (debo decir "y defensoras", para que no se ofendan) de esta tendencia, nos marean con su molestosa repetición "ad nauseam" de cada sustantivo en sus formas masculina y femenina, obviando recurrir al simple y elemental masculino genérico.

Antes de continuar con mi exposición, debo dar crédito al Profesor José Antonio Martínez García, Catedrático de Filología Española de la Universidad de Oviedo, por ilustrarnos sobre esta grave falta de corrección linguística.

Explica el profesor Martínez que "En el género, el femenino es término exclusivo, y el masculino el genérico o inespecífico, de modo que este puede englobar en su referencia a aquel." Estas explicaciones no hacían falta hace poco más de una década, cuando los dobletes, barras diágonales "/os" "/as", paréntesis "(os)" "(as)", y arrobas "@", no infestaban como detestables virus la escritura en español.

Continúa el profesor diciendo que "El doblete del «lenguaje no sexista» es, por tanto, inoportuno y no pertinente. Y en cualquier forma de transmisión de la información, todo lo que no es pertinente resulta impertinente (en el sentido técnico, y también vulgar, del término): genera «ruido», distrae, retarda la interpretación, marea la perdiz." El diccionario define "marear la perdiz" como "Hacer perder intencionadamente el tiempo en rodeos o dilaciones que retrasen u obstaculicen la resolución de un problema."

"El masculino genérico es la válvula de escape a la imposición morfológica del género, y se recurre a él cuando la diferenciación sexual no es relevante para el sentido de la frase o el enunciado." En otras palabras, lo que el profesor quiere decir es que si no viene al caso hacer la diferenciación, no hay necesidad de joderle la vida a los demás con la cantaletosa trivialidad del "todos y todas", "niños y niñas", "miembros y miembras", etcétera y etcétero.

7 comentarios:

gonzalez dijo...

Excelentes post y blog.

Prometeo dijo...

Pues ahora me voy a ahorrar las @ (as) (os). Gracias por el post, me ayudó a aprender algo nuevo.

Celestino dijo...

Abajo el "doblete(a)"...

Myrisa dijo...

Albricias, alguien lo dijo. Esa estupidez de querer poner todo en "femenino" para contrarrestar el machismo en el lenguaje nos trae a todos y a todas (lol) con vértido. Lo he dicho a muchas amigas femenistas y no lo entienden. Me rehuso a decir "jueza", ¿dónde está el masculino en juez, ni siquiera tiene una "o", o es que le vamos a reconocer masculinidad también a la "e". Encima de todo el idioma español tiene la virtud de que el artículo señala el género, cuando es necesario distinguirlo: "el juez", "la juez". Entonces ¿por qué insistir en el doblete inpronunciable?

Indio Bravo dijo...

Bueno, yo empecé a decir "jueza" cuando conocí a la Juez Zapata. Era importante evitar confusiones. ; )

Myrisa dijo...

No sé quién es la Zapata, de manera que no penetro el comentario.

Borincano dijo...

Aprendo rápido de quien bien enseña. Gracias por la información.